domingo, 6 de julio de 2008

¿Julio = Vacaciones?

“………..pero lo que más me fastidia del mes de julio no son los exámenes, sus correcciones y sus actas, tampoco las investigaciones por cerrar, la ausencia de guardería o de cole para los hijos, o los centenares de papeles que no parecen terminar, sino lo mismo que a ti, Fernando: ese vecino que te encuentras en el garaje y que te mira con sorna y te dice, `qué profesor, ya empiezan tus tres meses de vacaciones, vaya chollo`”.
Con esta frase nos reímos el otro día un amigo mío, profesor de la titulación de Ciencias ambientales en mi Universidad, y yo cuando nos encontramos por el campus él con niños y yo con exámenes, a cuestas. Y tenía razón, es lo que más fastidia, y no tanto por que la gente siga creyendo en el mito de los tres meses de vacaciones del profesor de Universidad, ni siquiera por que sea eso, un mito, que no tenga nada que ver con la realidad que se acerca más al mes o tres semanas de vacaciones en agosto que tiene todo el mundo. La razón por la que nos da rabia escuchar eso es porque esos 90 hipotéticos días de vacaciones, empiezan en uno de los meses de más dentro de la Universidad, el infernal mes de julio. Quizás sea yo al único al que le pasa, y cierto es que trabajo en una Universidad donde el porcentaje de gestión administrativa que un profesor tiene que realizar es mucho mayor que en muchas otras que conozco, pero lo cierto es que desde que terminé mis estudios de licenciatura y empecé a trabajar en la Universidad no he tenido un mes de julio tranquilo, y no tanto por los exámenes, como porque es el mes en el que todo tiene que terminar, en el que tienen que entregarse los artículos a los que te has comprometido y de cuya entrega te has ido saltando los plazos, en el que tienen que recopilarse todas las certificaciones de todas las jornadas, conferencias y demás actividades que has ido realizando, en el que tienen que cerrarse las gestiones de patrimonio del área (compra de libros, pago a ponentes de jornadas, etc), y en el que, por tanto, parece que se acabe el mundo. Teniendo en cuenta que soy el único profesor de Derecho penal a tiempo completo de mi universidad, que el becario de Investigación que es el pilar fundamental de todos los proyectos del área está de exámenes y que dirijo dos Títulos Propios y tres cursos de verano que hay que tener perfectamente preparados para septiembre, puede entenderse lo literal de la frase anterior.
A todo lo dicho hay que sumar que este julio en mi Universidad estamos en plena merienda de negros, perdón, en pleno proceso de construcción de los futuros grados. Todos los docentes de Universidad saben a lo que me estoy refiriendo, por lo que no dedicaré más tiempo a explicarlo.
Y todo esto viene a caballo de que La Blogmática Penal ha estado un poco abandonada estas tres últimas semanas: finales de junio y principios de julio. Espero que a partir de ahora no sea así. La semana que viene pondremos un nuevo caso y comentaremos algún libro más. Gracias por estar ahí.

Fernando

5 comentarios:

Chechu dijo...

"¿Julio y Agosto = Vacaciones?"



Por gracia o por desgracia, a muchos las vacaciones nos vienen durante el curso, y todo se lleva con más tranquilidad.



Mucho ánimos para lo queda y suerte para Samuel.

Edmund Mezger dijo...

Boing Boing Boing

Anónimo dijo...

Que sería del mundo sin los graciosos...jo jo jo!!


Sigue así, llegrás lejos!

Edmund Mezguer dijo...

Eh tu anónimo, tu habrás creado la blogmática rodando y botando por los suelos pero yo, Edmund Mezger, soy el creador de la dogmática penal.

Así que un respeto.

Anónimo dijo...

Ni siquiera Mezger se consideraba a sí mismo creador de la dogmática, y no creo que anónimo se considere de la blogmática. Por otra parte las polémicas me gustan, pero evitemos las descalificaciones, las caras y las baratas. Gracias.

Por cierto, el primer Mezger es el bueno, sin u.

Fernando