sábado, 25 de octubre de 2008

Prostitutas en el lado oscuro y un cómic en el infierno

Nuestro criminológo, Paco Bernabeu, ha aprovechado el pase que le he hecho desde La Blogmática para realizar un apasionante post criminológico sobre la prostitución que nadie debería perderse. Allí está, en el lado oscuro. Y yo, a su vez voy a aprovechar el remate de Paco para recomendarle a él, y también a vosotros, la lectura de un libro imprescindible para cualquiera que le guste la criminología, la ficción fantástica o, cuanto menos, la buena literatura. Se trata de From Hell, el cómic-investigación que publicó durante siete años (del 91 al 97) el genial Alan Moore y en el que revisa, con su propia visión y teoría, la figura de Jack the Ripper, nuestro Jack el destripador, el asesino de Whitechapel que asoló londres a finales del siglo XIX y que sigue siendo el asesino en serie más famoso de todos los tiempos. ¿Y a santo de qué recomendar un cómic sobre el destripador? Pues porque, como todos sabréis, las víctimas del asesino eran prostitutas, y el retrato que Moore realiza de la prostitución en Londres es una auténtica genialidad. Lo es, en realidad, todo el cómic, uno de los más ambiciosos e importantes proyectos de la historia de ese tan poco considerado arte.
En From Hell, Moore disecciona, nunca mejor dicho, la hipótesis de que el asesino de Londres fuera un médico de la familia real inglesa. Aparte de lo bien documentada que está la obra (el primer cómic con notas al final), y de lo más o menos acertada que puede ser una mera hipótesis sobre la identidad del más famoso asesino de la historia, From Hel es un complejo relato que aborda temas tan diferentes como el citado mundo de la prostitución, la sociedad burguesa o la masonería y que acaba entretejiendo una narración tremendamente inquietante y cautivadora en la que lo de menos es quién fue el asesino y lo de más los condicionantes psicológicos y sociales que pueden llevar al horror en la sociedad. Si a ello sumamos el dibujo de Eddie Campbell, en un Blanco y Negro primitivo y elegante a la vez, se explica que Desde el Infierno (así titulaba Jack sus cartas a la policía) ganara entre 1993 y 2000 todos los más importantes premios del comic desde el Eisner a la mejor historia, al mejor guión, hasta el harvey a la mejor serie, al mejor guión y a la mejor novela gráfica, pasando por los premiso de Barcelona y Angouleme.
Lo dicho, la primera recomendación para todos es el lado oscuro, de Paco, la segunda, From Hell, de Alan Moore.

Fernando Miró llinares.

2 comentarios:

Autobahn dijo...

De Alan Moore solo conocía La liga de los hombres extraordinarios. Es lo que tiene la juventud.
Pero ciertamente ese tipo con aspecto de naufrago es un genio.

Algunos temas que me gustaría proponer para ser tratados, por estar en boca de todos serían: el tratamiento de la delincuencia de menores, las nuevas formas de criminalidad y (aunque sea políticamente incorrecto) la incidencia de la inmigración masiva en dichas formas.

Anónimo dijo...

Alan Moore es como Valle Inclán, la barba es contingente.

Yo lo conocí con V de Vendetta, que es Max Estella con mejor vista y capa de buen paño.

No he leido más, pero eso se soluciona con facilidad, ¿para qué está el Ateneo?

José Antonio Espinosa
El último Ronaldinhista