martes, 27 de enero de 2009

Todo es ideología, un comentario a comentarios de la blogmática y otros comentarios

No creo que sea este un post muy largo, pues está a punto de llegar mi hija y entonces todo cambia. Lo cierto es que al hilo del magnífico artículo de Gimbernat (con el que, además, estoy de acuerdo) quería plasmar una reflexión que no es la primera vez que me viene a la cabeza. La Blogmática sigue siendo un sitio muy minoritario: no pretende ser más que eso y no se disgusta por ello; pero ha tenido la suerte de caer en gracia a algunos seres foreros a los que les gusta participar y dejar sus comentarios y que, con ello, contribuyen a dar vida a un blog que no es un blog sino que pretende ser un lugar de encuentro de ideas y opiniones sobre el Derecho penal por lo que, sin ellos, sería justo lo que no quiere ser y dejaría de ser aquello a lo que aspira.

Autobahn, Umh fans, gusanillo, JA el último ronaldinhista y anónimo (me refiero al anónimo cañero), entre muchos otros, participan en La Blogmática con comentarios sobre los que se puede o no estar de acuerdo, pero que suelen caracterizarse por estar bien argumentados, repletos de citas y referencias que denotan gran conocimiento cultural, así como por venir de personas que se interesan por la realidad social que están viviendo.

Hay, sin embargo, otra característica que está presente en algunos de estos comentarios y de otros realizados en blogs y foros similares dedicados a otros asuntos de la realidad social: el que los mismos suelen ser de tipo ideológico, en ocasiones estigmatizando un comentario o post anterior, en el sentido de otorgarle a la opinión diferente un determinado carácter o condición. Que si el artículo de Athena es tal por escribirlo los tipos esos que son una mezcla de CIA y Mossad, que si los que dicen nosequéotracosa son unos postliberales, que si los progres pascual, que si los neo progres, que si los ultraretrograprogreortodoxos (este me lo he inventado), etc. Lo cierto es que es posible que en algunos casos sea así, que la explicación de un argumento provenga de la definición personal de quien lo ofrece, pero no creo que ello sea siempre la mejor forma de rebatir un argumento. Si por ejemplo yo ahora digo que estoy de acuerdo con una frase que oí el otro día (y que por otra parte no tiene nada de novedosa) respecto al mal que para la discusión política supuso la generalización de la separación izquierda-derecha, ¿me convierte eso en alguien de derechas cuando estoy tratando de explicar que a mí ese tópico no me va? e ¿impide eso que me puedan parecer bien algunas propuestas de partidos de izquierdas o mal las de los derechas? Si Gimbernat firma el manifiesto de Israel eso parece convertirlo inmediatamente en progre de izquierdas, pero como después critica la política criminal expansionista e irracional actual y, encima, nos enteramos que colabora en el Diario El Mundo, ¿pasa entonces a ser un neoliberal retrógrado?. Y digo yo, ¿no puede ser que, conforme a sus propios ideales morales y a sus conocimientos políticos y jurídicos le parezca mal lo que está haciendo Israel y, también, aunque en un diferente plano, la política criminal en la que todos parecen estar de acuerdo (menos unos cuantos progres neoliberales, siempre que eso sea posible, como nosotros) en los últimos tiempos?.

Que quede claro: cada uno puede comentar y decir lo que quiera, es más, debe hacerlo. Y de hecho en la blogmática muchos de los comentarios, en algunos de los casos son más largos que los propios posts, de los propios "comentaristas" no recurren a tópicos y argumentan los distintos temas con profundidad y dando lugar a opiniones muy personales difícilmente reconducibles a una generalización ideológica que parece decir mucho y a veces no dice nada. Pero tanto aquí como en general en la vida social es habitual encontrarnos con quienes tratan de reducir las opiniones de los demás a tópicos ideológicos. Y en este mundo en el que vivimos categorizar es sencillo, pero acertar al hacerlo me parece que es mucho más complicado. Criticar la tesis de La expansion del Derecho penal de Silva porque él trabaja en Molins, o porque sabemos seguro-segurísimo que ideológicamente está en tal lugar, y lo que pretende, por tanto, es que las empresas no respondan penalmente de los delitos que cometen, no sólo es aportar nada al debate, sino hacerlo imposible, convertirlo en algo totalmente futil. Creo que es mucho más útil discutir los problemas y las opiniones centrándolas en ellas mismas y no perder tanto el tiempo en buscar raíces ideológicas a cada argumento que se da.

Y dicho esto diré que, sea lo que sea Gimbernat, estoy de acuerdo en su valoración como desastre de las últimas reformas penales y en que las mismas, ojalá me equivoque, en nada contribuirán a mejorar la realidad social en la que vivimos.

Fernando Miró Llinares

6 comentarios:

Autobahn dijo...

Pues nada, mis disculpas.

Au revoir.

Anónimo dijo...

Ahora sí que creo que no has entendido nada.

Anónimo dijo...

O quizás soy yo el que no entiendo francés. Fernando

Anónimo dijo...

¿Tú eres de Faulkner o de Hemingway? Pues hombre puede que me gusten los dos, o tal vez ninguno.
Ya comenté en este blog que no luzco ni kipá ni pañuelo, ¿ecléctico dice usted? ¿Lánguido?,eso solo se lo permito a mi exigua lista de amantes, y porque les asiste la exceptio veritatis.

Pues diga lo que quiera, yo las etiquetas las arranco a mordicos cuando pago, y cuando no... también.

Un argumento se defiendo por su valor intrínseco y no porque el autor sea liberal*, ateo, del Barça, y prefiera las fender a las les paul.
Si he de pagar por ello digo lo mismo que Huk Finn cuado le amenazan por ayudar a negros "bueno vale, iré al infierno".

Ahora ha charlar de derecho penal y lo que surja, ¿escuché algo sobre Alan Moore?

José Antonio Espinosa
El último Ronaldinhista

*No es un término pacífico, pero no es el foro adecuado.

Anónimo dijo...

Oh el gran Alan Moore, sí mucho podríamos hablar de él. En todo caso gracias por no cabrearte. NO creo qeu nadie pueda sentirse especialmente aludido, pues, sin querer ser amante tuyo, aquí todos parecemos bastante "eclécticos"

Fernando.

Anónimo dijo...

Con este pongo fin a los fuegos artificiales y juro sobre la biblia de Licoln que voy a poner lo mejor de mí, que no es mucho, en aportar reflexiones, ideas y sobretodo dudas.

Felicito a todos los que hacéis posible el blog, lo conocí hace poco y me he pegado un buen atracón de artículos.
También os agradezco especialmente las reseñas bibliográficas.

El eclecticismo es la próxima estación evolutiva, el pensamiento crítico es una redundancia, pero ya decía Orwell que en ocasiones se debe repetir lo obvio.

José Antonio Espinosa
Prometo ser breve