sábado, 20 de septiembre de 2008

Uno menos (o uno más)

Pasado ya el primero de los cursos de verano que organizamos desde el área de Derecho penal de la Universidad Miguel Hernández, llegamos ya a la disonancia cognitiva de siempre: una parte de mí dejaría de organizar cursos de verano o actividades de ese tipo hasta 2020, después de las olimpiadas de Kabul, como poco. Esa parte se acuerda de toda la gestión que ha llevado el curso, de todos los quebraderos de cabeza para lograr financiación, de los desbarajustes que producen algunas decisiones de última hora, de los disgustos personales por discusiones con alguna administrativa sin memoria que no ve más allá de su mesa, de los nervios que hacen que uno pierda la suya (la memoria, no la mesa) aunque sea unos segundos. etc. Hay otra parte, es la que recuerda el fantástico curso que tuvimos el otro día en Torrevieja, la que se enorgullece de contar con ponentes de tanto prestigio como los que nos acompañaron en nuestra Universidad, la que agradece la buena gestión de quienes hacen posible que en Torrevieja haya todos los años unos magníficos cursos de verano, la que se sigue sorprendiendo de que haya tantos alumnos con interés por aprender sobre los más diversos temas, la que aprendió en brillantes ponencias y la que, también, disfrutó de la visita de amigos de esos que te ayudan sin tener por qué hacerlo. Esa parte se empeña en seguir organizando actividades pese a que las complicaciones administrativas sean cada vez mayores, en buscar las mejores actividades formativas aunque cada vez haya que moverse más para lograr alumnos, y este año ha vuelto a vencer, pero no se cuándo dejará de hacerlo.

Probablemente dejará de hacerlo cuando se hagan las cosas mal, cuando no se organicen las cosas porque interesan sino por pura inercia. Esta vez no ha sido así. El curso era muy interesante ex ante, y lo ha resultado aún más ex post, como debe ser:

El curso estaba dividido en dos partes, la primera se ocupaba de la relación entre el derecho penal y el medio ambiente (o ambiente, como nos recordó el profesor De la Mata por la Redundancia que supone esa doble palabra que ya hemos aceptado casi todos), con una visión general que ocupaba temas tan diversos, pero nucleares a la vez, como la protección penal del medio ambiente en el marco de la Unión Europea (a cargo del catedrático de Derecho penal José Luis De la Cuesta Arzamendi), los delitos protectores de este bien jurídico desde la óptica de su interpretación por los tribunales de justicia (Norberto J de la Mata Barranco, profesor titular acreditado catedrático recientemente) y la responsabilidad penal empresarial en los delitos ambientales (a cargo del Catedrático de Derecho penal y abogado en ejercicio especializado, entre otros, en estos temas, Jaime Peris Riera). Esto nos ocupó la mañana con, a mi parecer, gran éxito, aunque, como siempre, también con más preguntas de los propios profesores que de los alumnos del título.

Por la tarde nos ocupaba ya el agua. Puede parecer oportunista tratar el problema hidrológico en una ciudad como Torrevieja, donde las decisiones políticas de los de allá y los de acá han convertido este preciado bien en arma crítica arrojadiza. Lo cierto es que no hubo lugar para las proclamas políticas, sino para las ponencias de algunos de los investigadores del grupo que dirige Jaime Peris y que fueron desde el prestigioso penalista Catedrático de Derecho penal Lorenzo Morillas Cueva, hasta el doctorando en este tema Samuel Rodríguez, pasando por el profesor de la Universidad de Murcia y Doctor en Derecho David Lorenzo Morillas Fernández. Muchas reflexiones muy interesantes sobre el papel que debe jugar el Derecho penal en la tutela del agua surgieron de las ponencias citadas, y muchas posibilidades de futuro en las investigaciones de estos ponentes.

En definitiva un curso menos por organizar (quedan dos), o uno más organizado, según se quiera poner el peso en lo que cuesta hacer las cosas o en lo que queda una vez hechas. Al final, vale la pena.

Saludos. Fernando Miró Llinares

1 comentario:

Raoul Salan dijo...

Para los amantes de la especulación y las teorías conspirativas...

http://webs.demasiado.com/elpalleter/cartas.htm